Con tal de sentirse a la vanguardia, la gente es capaz de aceptar cualquier cosa sin siquiera detenerse a pensar un momento en aquello que están dando por sentado. En los últimos años hemos venido escuchando que la escritura a mano es anticuada, que los libros impresos están a punto de desaparecer; pero lo mismo decían de la radio, del cine y ahora de la televisión, pero la verdad es que todos los medios han aprendido a convivir entre sí. Todo, tarde o temprano encuentra su punto de equilibrio. Así en la vida como en los negocios, por eso por más que se empeñen en decir que el marketing tradicional o marketing off line está apunto de desaparecer o que es inútil frente al marketing on line, la verdad es que los grandes gurús del tema concuerdan en que –como dice el dicho– “Ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre”. Una campaña que consiga conjugar lo mejor de las partes es una campaña de marketing exitosa. La clave para algunos está realmente en considerar tres aspectos fundamentales para generar lealtad a tu marca:

  1. Generar contenidos propios. No hay nada más nefasto que copiar contenidos. Puedes imitar a los grandes, pero luego tendrás –necesariamente– que seguir tu propio camino, el que tu mercado y tu filosofía te exijan.
  2. Crear comunidad en un sentido tradicional. El hombre es un ser gregario por naturaleza, lo suyo permanecer al lado de su manada. Consigue que tus consumidores compartan costumbres, valores, su visión del mundo, a través de tu marca.
  3. Un excelente servicio al cliente. Como apuntamos en nuestra entrada sobre neuromarketing, está comprobado que un servicio excepcional genera lazos afectivos profundos entre los clientes y la marca, después de todo, debes tratar a los demás como te gustaría que trataran a tu marca.

Conscientes de lo que significa un punto de equilibrio, en Diggitalera hemos desarrollado metodologías que combinan tanto la experiencia online como la tradicional, desarrollando así las mejores estrategias de marketing integral para el beneficio de las marcas.